Comprar por Internet, sí, pero ten en cuenta estos consejos

A estas alturas no vamos a descubrir para nadie las ventajas que pueden tener las compras por Internet u online.

Está claro que los precios de los productos que allí encontramos serán, la mayoría de las veces, más competitivos, porque estas empresas evitan muchos de los gastos que sí tienen las tiendas ‘reales’ y pueden ajustar más sus tarifas.

También pueden ofrecernos por catálogo infinidad de artículos que no encontraremos en las tiendas y mostrarnos toda la información visual y técnica de cada uno de ellos de una forma rápida y cómoda.

Por tanto, es lógico que este comercio no deje de crecer en volumen y cada día más gente se decida a probar este tipo de compra-venta.

Compra por Internet

Pero precisamente este aumento en el número de usuarios dispuestos a probar hace asimismo que los ciberdelincuentes incrementen su interés en este sector y no escatimen esfuerzos en inventar métodos para timar a la gente.

Veamos algunos consejos que nos ayudarán a no caer en este tipo de fraudes.

Mantener nuestro ordenador al día, aplicable a varios ámbitos:

  • Utilizar un navegador actualizado a la última versión, ya que cada vez más, los propios navegadores cuentan con medios de detección de Webs fraudulentas.
  • Contar con un antivirus actualizado y estar seguro de que nos ha revisado recientemente el equipo y está libre de virus u otros programas espía.
  • Tener activadas las medidas de seguridad que trae nuestro Windows, como son el Firewall, Windows defender y la protección anti malware.

No realizar las compras electrónicas en ordenadores ajenos ni conectados a redes wifi abiertas. Desde luego no hacerlo nunca en ordenadores ‘públicos’ como los de los cibercafés.

Antes de comprar, investigar la reputación de la tienda virtual en Internet. Realizar búsquedas como ‘opinión [nombre de la tienda]’ u ‘opinión [nombre del producto]’. A ser posible, comprar a tiendas ampliamente reconocidas, como Amazon. En Ebay se puede encontrar casi de todo, conviene siempre buscar allí porque también hay tiendas que ofrecen sus productos nuevos. Revisar la reputación de esas tiendas en el apartado de votaciones.

Desconfiar de grandes ofertas que nos puedan llegar por correo electrónico. Sólo dar crédito a la información de la oferta si procede de una tienda o Web a la que hayamos dado nuestro consentimiento para recibir publicidad.

Fijarse en la dirección de Internet o ruta URL en la barra de direcciones de nuestro navegador. Cuando hacemos la compra estamos dando datos personales, como nombre, dirección incluso los datos de nuestra tarjeta de crédito. En ese momento, los datos deben circular por la red de forma cifrada para su protección. Los navegadores nos informan de diferentes maneras de que la comunicación se está haciendo de forma cifrada. Nos pueden mostrar un pequeño candado o también se colorea en verde una zona izquierda de nuestra barra de direcciones. Pero siempre debemos comprobar que la dirección en una comunicación de datos personales empiece por ‘https….’, siendo fundamental la ‘s’ final.

Compra por Internet

Si es posible, utilizar el sistema de pago PayPal, que pone a nuestra disposición métodos seguros de pago y mecanismos de reclamación ante el vendedor.

Es aconsejable disponer de una tarjeta de crédito para utilizar sólo en estas transacciones, a la que le habremos fijado un límite bajo o suficiente para las compras que podamos realizar online. Asesorarse en el banco sobre fórmulas antifraude para las tarjetas.

Antes de ultimar una compra por Internet, leer las condiciones de reclamación o devolución que obligatoriamente debe tener la tienda virtual.

Speak Your Mind