Contrato de normas y obligaciones de uso del móvil

Desde Hijos Digitales y en aras de la seguridad de su hijo y la suya misma le invitamos a acordar con sus hijos unas normas básicas y racionales para un uso correcto del móvil modificando el siguiente texto según la edad del menor, su nivel de madurez, sus necesidades y preferencias.

Carta a mi hija de 12 años, adaptación de la original publicada por la escritora estadounidense Janell Burley Hofmann.

Querida Carla:

Sé que tienes muchísimas ganas de usar tu móvil pero un móvil no es un juguete y pasar a utilizarlo significa aceptar una serie de normas de obligado cumplimiento. Son muy exigentes pero dan paso a un periodo de confianza y a una serie de permisos en el uso del móvil que iremos ampliando o restringiendo en función de lo responsable que demuestres ser con las normas que se exponen a continuación:

CONTRATO DE NORMAS Y OBLIGACIONES DE USO DEL MÓVIL.

Por favor, lee con detalle el siguiente contrato. Espero que comprendas que es mi deber protegerte y educarte para que seas una chica sana y madura, capaz de funcionar en el mundo y de coexistir con la tecnología, no de vivir dependiendo de ella. El incumplimiento de cualquier norma de esta lista significará que perderás el derecho de uso de móvil siempre que estés con tu padre, que soy yo.

  1. El teléfono es de tu madre. Ella lo ha comprado y ella lo paga. Tienes una mami estupenda.
  2. Papá siempre sabrá la contraseña. Papá promete no fisgonear en tus llamadas y mensajes pero se reserva el derecho de revisar el estado de la configuración del móvil y de su estado de seguridad y vulnerabilidad, así como las aplicaciones instaladas, en cualquier momento y siempre que lo considere necesario. Tú podrás estar delante.
  3. Usarás el teléfono única y exclusivamente para hablar, chatear por WhatsApp, jugar y escuchar música. Bueno: también para hacer fotos. Luego hablamos de ellas. No puedes darte de alta en redes sociales tipo Facebook o Tuenti hasta conseguir el consentimiento escrito de tu padre. Esto vale igualmente para la tablet.
  4. Si suena el teléfono, contéstalo. Di hola, sé educada. No ignores nunca una llamada si la pantalla dice “Mamá” o “Papá”. Nunca.
  5. El teléfono permanecerá apagado todos los días entre las 21:00 horas y las 10:00 horas del día siguiente. Además no lo podrás usar hasta que tengas terminados todos los deberes del día y hasta ese momento deberá permanecer apagado y alejado del lugar de estudio.
  6. Queda prohibido llevar el teléfono al colegio.
  7. Queda prohibido utilizarlo para mentir, burlarte de otro ser humano o engañarle. Tal circunstancia inhabilita el uso del teléfono por un mes la primera vez, tres la segunda y por tiempo indefinido si hubiese una tercera. Esto es así, te lo digo yo, no quieras comprobarlo.
  8. No participes en conversaciones que puedan herir o molestar a otros. Sé una buena amiga antes que nada (esto es fundamental) o si no mantente completamente al margen de las disputas.
  9. No digas nada, ni por mensaje ni por teléfono, que no dirías en persona.
  10. No digas nada, ni por mensaje ni por teléfono, que no dirías en voz alta delante de tus padres.
  11. Queda terminantemente prohibido contactar con el móvil con nadie a quien no conozcas personalmente.
  12. Nada de guarraditas. Sabes perfectamente a qué me refiero. Y si te surgiese la menor duda, en lugar de jugártela, consúltame de inmediato. Si usas internet utiliza información que no te importe compartir conmigo. Si tienes alguna pregunta sobre algo nos lo preguntas directamente a mí o a mamá o bien lo preguntas a quien tengas en ese momento de tutor en el colegio.
  13. Sé educada y respetuosa con el uso del móvil. Apágalo o siléncialo y guárdalo en público. Sobre todo en un teatro, en un restaurante, en el cine o mientras estés hablando con otra persona. En el colegio no hay confusión posible porque como no se puede llevar… No eres una maleducada; no permitas que el teléfono móvil te cambie.
  14. No saques nunca fotos de tus partes íntimas ni de las de ninguna otra persona y menos aún las envíes o recibas en tu teléfono. No te rías. Casi con total seguridad, y a pesar de lo lista que eres, algún día tendrás la tentación de hacerlo. Es peligroso y podría arruinar tu vida de adolescente, de universitaria e incluso de adulta. Es una pésima idea. Está comprobado. El ciberespacio es vasto y poderoso, mucho más que nosotros. Es incontrolable y una vez algo ha salido de tus manos y llega a internet es casi imposible hacer que desaparezca.
  15. No hagas millones de fotos y vídeos. No es necesario documentarlo todo y mucho menos compartirlo con cualquiera. Vive tus propias experiencias en primera persona y disfruta de ellas. Quedarán almacenadas en tu memoria para toda la eternidad. Las mejores fotos las llevarás siempre en la cabeza y en el corazón, sin necesidad de móviles. Fotos: pocas y buenas.
  16. Deja el teléfono en casa a veces y quédate tranquila con la decisión. No forma parte de ti. Aprende a vivir sin él. Tienes que vencer el miedo a perderte algo. En caso contrario no te perderás nada, pero vivirás con miedo a hacerlo. Además, algunas cosas vale la pena perdérselas. Créeme.
  17. Tu generación tiene la mayor facilidad de acceso a la música que ha existido jamás. Aprovéchala. No escuches lo mismo que todo el mundo todo el tiempo; escucha música variada, incluida música clásica. Hay música clásica que te va a gustar hasta a ti. Amplía tus horizontes. Pregunta. Yo te puedo aconsejar sobre música que te va a encantar. Te apuesto lo que quieras.
  18. Juega a juegos interesantes, que te hagan pensar, que te hagan razonar; no te limites a matar marcianos o a reventar cerditos a pajarazo limpio.
  19. Meterás la pata. Te confiscaré el teléfono. Te enfadarás conmigo. Nos sentaremos a hablar sobre ello.
  20. Volverás a meter la pata. Te volveré a confiscar el teléfono. Te volverás a enfadar conmigo. Te enfadarás contigo misma. Nos volveremos a sentar a hablar sobre ello. Volveremos a empezar. Tú y yo estamos aprendiendo sin cesar. Estoy de tu parte. Estamos juntos en esto.

Sé que algunas de estas condiciones son duras. Aún así espero que te parezca bien este comienzo; hasta ahora es a lo máximo a lo que podemos llegar y es mucho más de lo que tienen la mayoría de los niños de tu edad, incluidas amigas tuyas.

Muchas de las normas de arriba no sirven solo para el móvil, sino para la vida en general. Estás creciendo en un mundo rápidamente cambiante. Es emocionante y seductor. Pero sin duda lo mejor y lo más importante del mismo son la familia y los amigos. No lo olvides nunca.

En cualquier caso no olvides que el que ampliemos o limitemos el uso del móvil (e incluso el que suspendamos su utilización hasta que seas más mayor) depende única y exclusivamente de ti y de lo responsable que demuestres ser con estas normas y con este nuevo paso, que te hace mucho más mayor.

Por cierto: no tengas nunca ninguna prisa en hacerte mayor.

Te quiero más que a nada en el mundo y estoy deseando compartir miles de conversaciones y mensajes contigo en el futuro.

Muchos besos de tu padre, que te quiere infinito.

Speak Your Mind