Cómo comprobar que un teléfono de segunda mano no es robado

El mercado de teléfonos móviles de segunda mano es muy activo, no tenemos más que comprobar cualquier servicio de Internet relacionado con la compra-venta para ver que se ofrecen todo tipo de teléfonos, marcas y modelos continuamente.

Una de las mayores preocupaciones a la hora de decidirnos por comprar un teléfono de segunda mano es que su funcionamiento y apariencia seas correctos, pero no debemos olvidar otro factor de riesgo y es que el dispositivo tenga un origen ilegal y haya sido robado a su legítimo dueño.

Antes de decidirnos a ultimar una compra, podemos tomar algunas medidas de precaución que nos ayudarán a identificar si ha sido robado o al menos a minimizar mucho los riesgos.

Comprobación del IMEI online

Teóricamente, las diferentes compañías de un gran número de países comparten la lista de números IMEI que han sido bloqueados manteniendo así una base de datos que pueden consultar los diferentes organismos. Pero esta lista negra de números IMEI bloqueados no está a disposición del público en general.

Existe la posibilidad de consultar un número IMEI a través de esta página Web, la cual mantiene una base de datos internacional de estos números y muestra información tal como la compañía relacionada, el modelo de dispositivo y la probabilidad de que un determinado número sea “no válido”.

Cómo comprobar que un teléfono de segunda mano no es robado

Vemos que nos muestra, además de otros apartados, un gráfico de colores con una estimación o probabilidad de la “validez” del teléfono, es decir, de que no haya sido robado.

Hay diferentes modos de averiguar el IMEI de un teléfono, por ejemplo: viene impreso en una etiqueta en la caja, en la factura, en el compartimento de la batería o podemos pulsar *#06# en el teclado telefónico y se nos mostrará en la pantalla.

El caso de los iPhone

Si se trata de un iPhone, la situación es diferente. Apple cuenta con su propia herramienta para consultar si un dispositivo está bloqueado por su usuario, lo que nos proporciona una información casi infalible sobre si su origen es o no sospechoso.

Cómo comprobar que un teléfono de segunda mano no es robado

Podemos realizar la consulta tanto si conocemos su IMEI como su número de serie.

Otras medidas de precaución

Comprar un teléfono de segunda mano no debería ser arriesgado desde este punto de vista si tomamos una serie de precauciones.

  • Pedir IMEI antes de formalizar la compra y advertir al vendedor de que vamos a realizar las investigaciones oportunas. Si el teléfono es robado, seguramente desistirá de su intento de venta.
  • Realizar las comprobaciones. Utilizar los mecanismos expuestos antes para verificar en la medida de lo posible que el dispositivo no está bloqueado por IMEI y que los datos obtenidos corresponden al modelo y marca correspondientes. Si no aparecen o son diferentes, la probabilidad de que haya sido alterado aumenta y debemos sospechar.
  • Factura original. Si nos proporciona la factura, además de obtener la garantía en caso de que el periodo de dos años no haya vencido, estaremos reduciendo mucho la posibilidad de que se trate de un dispositivo robado.
  • Contrato de compraventa. Una forma muy sencilla de recopilar toda la información del vendedor es utilizar un contrato de compra-venta, donde además dejamos constancia firmada de la transacción en sí. Conviene añadir copia del DNI o documento de identidad del vendedor. Como modelo a adaptar podemos utilizar cualquiera de los que encontramos en Internet, como éste publicado por la OCU.

Recordemos que comprar un teléfono robado puede llegar a ser un delito, sobre todo si no somos capaces de demostrar que no conocíamos este hecho. Por tanto, deberemos tomar todas las medidas posibles para asegurarnos de que su origen es legal y evitarnos eventuales problemas en el futuro.

Speak Your Mind