Utiliza tu viejo teléfono como cámara de videovigilancia

Nunca ha sido más fácil disponer de nuestro propio sistema de videovigilancia. Solo necesitamos un par de smartphones conectados a Internet (incluso uno solo), una cuenta de correo electrónico y la instalación de alguna de las aplicaciones gratuitas disponibles.

Entre la oferta existente de este tipo de aplicaciones de las tiendas oficiales, la que alcanza un mayor éxito de calificaciones y elevado número de usuarios es ‘Alfred’. Y es que, realmente tiene un gran número de funciones, es gratuita y está disponible para los dos grandes sistemas de teléfonos actuales, iPhone y Android

Utiliza tu viejo teléfono como cámara de videovigilancia

No importa el tipo teléfono que queramos usar como cámara y el que utilicemos como visor. El sistema funciona con cualquiera de las combinaciones posibles de estos dos tipos de dispositivos. Incluso es posible usar como visor un ordenador, utilizando únicamente Firefox como navegador, ya que es actualmente el único preparado para poder hacerlo.

La instalación es realmente sencilla, solo requiere unos pocos minutos y está al alcance de cualquiera aunque no se considere usuario avanzado. El único requisito que encontramos es la necesidad de disponer de una cuenta gmail o Google, ya que la vinculación entre dispositivos se hace a través de esa cuenta. De este modo, la posibilidad de conectarse a nuestra cámara de videovigilancia y por tanto de nuestra privacidad, depende del uso de nuestra cuenta y del conocimiento de su valiosa contraseña.

Utiliza tu viejo teléfono como cámara de videovigilancia

La verdad es que a esta aplicación no se le echa en falta nada. Es muy completa y al menos en las pruebas que hemos realizado, ha funcionado estupendamente.

Veamos algunas características, todas ellas disponibles en esta aplicación sin coste:

  • Podemos utilizar como cámara cualquier teléfono inteligente tanto de Android como de iOS siempre que disponga de al menos una cámara en buen estado, lógicamente.
  • Como visor, podemos optar por Android, iOS o Firefox en cualquier PC.
  • Tanto el dispositivo que hace de cámara como el que utilizamos para ver las imágenes, deben permanecer conectados a Internet, ya sea por Wifi o por datos.
  • En ambos dispositivos deberemos haber registrado la aplicación con la misma cuenta de Google.
  • El dispositivo que hace de cámara tiene una función de ahorro de batería que apaga la pantalla, pero aun así, para periodos muy largos, deberemos mantenerlo conectado a la alimentación.
  • Desde el visor tenemos multitud de posibilidades que actúan sobre la cámara, como encender la luz del flash, girar la imagen, intercambiar entre ambas cámaras posibles, activar un modo nocturno de alta sensibilidad, etc.
  • Pero quizá la función más interesante sea la de la detección de movimiento y el envío de notificaciones directamente al dispositivo visor. Además envía una foto del momento en que detectó el movimiento.
  • También es posible activar el audio para escuchar a distancia y hablar desde el visor para que suene por los altavoces de la cámara.
  • Podemos tomar fotos y vídeo de lo que captura la cámara en cualquier momento desde el visor.
  • El sistema permite tener varias cámaras a la vez las cuales pueden visualizarse desde un mismo visor.

Sin duda una interesante herramienta para mantener nuestra casa vigilada o para utilizarla como dispositivo vigila bebés, aunque sus usos pueden llegar a ser tan variados como lo sea nuestra imaginación.

Utiliza tu viejo teléfono como cámara de videovigilancia

En la mayoría de los casos, deberemos extremar la precaución para mantener seguro y a salvo de ojos indiscretos nuestro sistema de videovigilancia.

Consejos para incrementar la seguridad

  • La “llave” que a cualquiera permitiría observar nuestra/s cámara/s es nuestra cuenta de Google y su contraseña. Por tanto, deberemos extremar la seguridad de ésta, creándola bien difícil de adivinar y cambiándola cada cierto tiempo.
  • Quizá sea conveniente crear una cuenta de Google exclusivamente para este uso, impidiendo así que la pérdida de control de la habitual provoque el acceso a ésta y viceversa.
  • Debemos asegurarnos de que nuestra red Wifi es privada y no tenemos intrusos, de lo contrarío podrían llegar a espiar en silencio nuestra cámara. Debemos configurar nuestro router con la mejor protección posible.
  • No debemos situar nuestro dispositivo que funciona como “cámara” de forma que capture imágenes del exterior, ya que es algo prohibido por la Ley de Protección de Datos, tal como explican en esta nota de prensa.

Speak Your Mind