“Leet speak” lenguajes que usan los chicos para cifrar sus mensajes

Introducción

Como bien sabemos los mecanismos para ocultar los mensajes que el hombre intercambia han ido evolucionando gracias a los diferentes métodos de cifrado que se han ido creando.   Uno de los primeros métodos que se usó fue el de sustitución de caracteres que consiste en realizar el cambio de una letra o símbolo del texto original por otro del mismo alfabeto aplicando un desplazamiento –método César de cifrado–.

Por ejemplo, si tenemos el mensaje “HOLA” y al alfabeto original de 27 caracteres le aplicamos un desplazamiento de 3 posiciones, el mensaje oculto será “KRÑD”.

Leet speak, lenguajes que usan los chicos para cifrar sus mensajes

En la actualidad el método César de cifrado o sustitución simple de caracteres como mecanismo de cifrado de mensajes está desaconsejado.

Pero, ¿qué es el Leet speak?

En la misma línea de ocultar el mensaje original desde hace ya varios años empezaron a aparecer grupos de personas elitistas que han ido estandarizado el uso de nuevos lenguajes basados en una variante del método clásico de sustitución de caracteres que ya hemos recordado.

Estos nuevos lenguajes son conocidos como “Leet speak” o simplemente “Leet” y se hallan altamente difundidos en la “elite” Informática, hackers y crackers que en teoría son “la elite de los informáticos”. Pero, por otra parte, estos lenguajes también han sido adoptados por gran parte de usuarios de las tecnologías y principalmente por adolescentes y jóvenes universitarios que usan aplicaciones de mensajería.

Tanta ha sido la difusión y crecimiento de uso de los lenguajes “Leet” que actualmente existen varios niveles de complejidad; miremos a continuación algunos ejemplos de estos niveles:

Leet speak, lenguajes que usan los chicos para cifrar sus mensajes

Tabla 1. Ejemplos de mensajes en varios niveles de lenguajes Leet

Como podemos ver los niveles de complejidad de los lenguajes “Leet” también se basan en el método sustitución César o sustitución simple de caracteres, pero con la variante de que en ocasiones la sustitución es de un carácter[1] por otro carácter –no necesariamente del alfabeto— y, en otras, un carácter es sustituido por un grupo de 2 o más caracteres, muy simple, ¿verdad?. Para descubrir el mensaje original lo único que necesitamos es una tabla de equivalencias o sustitución. A continuación podemos mirar un ejemplo de este tipo de tablas que puede ser usada para cifrar y descifrar mensajes.

Leet speak, lenguajes que usan los chicos para cifrar sus mensajes

Imagen 1 (Símbolos usados por lenguaje Leet) – Fuente: www.robertecker.com

En la actualidad se pueden encontrar varias páginas web que permiten realizar el cifrado y descifrado de mensajes “Leet”, algunas de ellas llegan a permitir la selección de los niveles de complejidad que se desea aplicar a los mensajes que vamos a enviar.

Leet speak, lenguajes que usan los chicos para cifrar sus mensajes

Imagen 2 (Ejemplo de herramienta para lenguajes Leet) – Fuente: www.robertecker.com

¿Y por qué conocer o preocuparnos por estos lenguajes?

Como ya hemos comentado, el uso de estos lenguajes se ha incrementado entre los jóvenes y la principal razón es que ellos creen que los lenguajes “Leet” ayudan en la protección y seguridad de sus mensajes con un aparente cifrado; pero nada más lejos de la verdad puesto que los mensajes de texto que usan la sustitución de caracteres para el cifrado de un mensaje son vulnerables y muy fáciles de descubrir.

Finalmente podemos decir que, como padres y tutores responsables de la seguridad digital de nuestros hijos, tenemos la obligación de interesarnos e informarnos sobre el funcionamiento básico de los mecanismos de comunicación que usan los jóvenes en la actualidad; de esta manera podremos opinar y orientar adecuadamente sobre la verdadera seguridad que estos mecanismos ofrecen.

[1] Carácter http://dle.rae.es/?id=7OboGAc

Fuentes:

https://en.wikipedia.org/wiki/Leet

https://es.wikipedia.org/wiki/Leet_speak

http://www.robertecker.com/hp/research/leet-converter.php?lang=en

 

 

Deja un comentario