Aplicaciones para Android que avisan de los radares en carretera

En estas fechas en las que se producen más desplazamientos por nuestras carreteras aumenta el interés de los conductores por las aplicaciones para móviles que nos avisan de radares y otros datos de interés para la conducción, como “puntos negros” o controles de alcoholemia.

Hay que aclarar que el uso de estas herramientas es del todo legal, se basa en la información guardada en bases de datos sobre la posición exacta de los radares y otros puntos de interés en la geografía de cada país. No ‘detecta’ los radares y por supuesto, no los inhibe (que sería ilegal), pero nos avisa con tiempo de antelación suficiente para que moderemos la velocidad, por si en algún descuido hemos superado el límite máximo autorizado.

Aunque la mayoría de navegadores comerciales vienen también con estos sistemas de aviso, muchos conductores optan por el uso de su móvil para esta función. Son aplicaciones muy bien valoradas por los usuarios por su facilidad de uso, son muy baratas e incluso gratuitas y se actualizan continuamente para que la información no quede obsoleta.

La aplicación mejor valorada y más extendida en los dispositivos Android es Radardroid

Cuenta con dos versiones, la gratuita Radardroid Lite y la de pago con un precio de 5,99 euros, Radardroid Pro.

Radardroid en Android

Para la mayoría de usuarios será suficiente con la gratuita, cuenta con innumerables opciones, como mostrar o no un mapa, como apagar o no la pantalla, modo noche, tolerancia configurable sobre el límite de velocidad, distancia a la que recibir el aviso, etc.

El dispositivo mide nuestra velocidad real a través del GPS que lleva integrado y nos avisa de forma especial si superamos el límite del radar al que nos estamos acercando. Antes de llegar al punto de interés o radar, una voz en correcto español nos indica que nos estamos acercando y nos resume el tipo de radar y la velocidad límite. Al mismo tiempo, aunque la pantalla esté apagada, nos muestra imágenes de señales que nos ayudan a interpretar aquello a lo que nos aproximamos. Si además circulamos por encima del límite, nos advierte con unos pitidos insistentes conforme nos vamos acercando más.

Aunque, como he comentado antes, es la aplicación gratuita más extendida, hay disponibles muchas más. Antes de decidirte por una, siempre es buena idea visitar Google Play, revisar las mejor valoradas y leer los comentarios de otros usuarios.

Si duda, es una buena y completa herramienta para los conductores siempre que se haga un buen uso. Quiero insistir en el riesgo que entraña conducir y manejar dispositivos electrónicos al mismo tiempo. Esta es una aplicación cómoda y segura porque una vez puesta en marcha no es necesario interactuar, pero hay que configurar todo lo necesario antes de empezar la marcha.

Algunos errores comunes con el móvil y los detectores de radares

  • Sujeción. Lo ideal es disponer de algún tipo de soporte especial para el coche compatible con el móvil (que no es lo más habitual) para que quede bien sujeto y no haya que estar pendiente de él cuando tomamos algunas curvas.
  • Visión. Si hemos decidido mirar la pantalla para estar al tanto de la información visual, debemos ponerlo en algún lugar fácilmente visible que nos permita verlo sin desviar apenas la mirada de nuestra conducción.
  • Actualización. Es muy común acordarse de que no hemos actualizado los radares en cuanto comenzamos nuestra ruta. ¡Hay que hacerlo antes de empezar a conducir! Encontramos la opción de actualizar radares en las opciones del menú de la aplicación.
  • Sonido. Otra función a supervisar antes de conducir es el volumen al que nos va a avisar. No debemos perder nuestra atención en la conducción ni para modificar el volumen del dispositivo.
  • Batería. Son aplicaciones que suelen consumir la batería bastante rápido, por lo que conviene conectar el móvil al cargador del coche si el viaje es largo.
  • Otras configuraciones. Esta aplicación y otras similares suelen tener multitud de funciones que se pueden configurar, como tipo de mapas, voz de los mensajes, márgenes de tolerancia y un largo etcétera. No hay que caer en la tentación de ir probando estas funciones sobre la marcha, requieren demasiada atención como para dedicársela mientras conducimos.
  • Exceso de confianza. Ningún avisador de radares que funcione con esta tecnología de bases de datos es infalible. No todos los radares o posibles controles están registrados por lo que no debemos dejar de atender y respetar las indicaciones de tráfico que figuran en las vías por las que circulamos.

¿Has probado esta aplicación? ¿Conoces alguna otra que funcione mejor?

Speak Your Mind