Decálogo de seguridad digital para las vacaciones de verano

Decálogo de seguridad digital para las vacacionesLejos queda aquella época en que las vacaciones de verano suponían “desconectar de todo”, del trabajo por supuesto, pero incluso de amigos y familiares a los que ya no verías durante un buen tiempo y no sabrías nada de ellos hasta el regreso del merecido descanso.

Hoy podríamos decir que es “inevitable” salir de viaje sin la compañía de al menos un dispositivo móvil que nos mantendrá conectados a Internet. Disponen de tantas aplicaciones útiles para nuestros viajes que sería una verdadera lástima no utilizarlas. También, inevitablemente, nos mantendrá conectados a todo tipo de redes sociales de las que seamos usuarios.

No vamos ahora a cuestionar si debemos o no hacer uso de toda esta tecnología durante nuestras vacaciones, cada uno actuará según sus convicciones y dedicará mayor o menor tiempo a invadir su periodo de descanso con comunicaciones, juegos, redes sociales y demás aplicaciones.

Pero lo que parece realmente difícil es mantenerse absolutamente aislado de este mundo tecnológico por lo que los riesgos de llevar siempre con nosotros alguno de estos aparatos nos acecharán allá donde vayamos. Aunque evidentemente hay otros peligros, en este decálogo hemos intentado recoger diez de las principales medidas de seguridad que deberemos tener en cuenta durante las vacaciones de verano.

  1. No pierdas nunca de vista tu dispositivo. Ya estés en una terraza, en un bar, en un aeropuerto o en una playa, mantén siempre bajo control tu smartphone o tablet; no lo dejes al alcance de terceros (que por ejemplo, puedan salir corriendo con él) y no lo abandones pensando que es “sólo un momento”. Aunque el ladrón esté probablemente más interesado en el “cacharro” que en los datos, tú vas a perder ambos y si se trata de un delincuente con algo de idea, podría amargarte el verano.
  2. Mejora la seguridad de tu dispositivo. Como no puedes evitar al 100% que se produzca un robo, instala medidas para evitar que ante un robo, el ladrón pueda acceder a tus datos, pero también para facilitar su recuperación. Si el cifrado te parece demasiado complejo, al menos utiliza una clave de desbloqueo compleja; cualquier dispositivo tiene estas capacidades y aunque habitualmente no las uses, es un buen momento para hacerlo. Además, instala o configura las aplicaciones que facilitan recuperarlo en caso de robo o pérdida; la mayoría de fabricantes y marcas, además de otros desarrolladores independientes, disponen de este tipo de aplicaciones que permiten, además de localizarlo, borrar los datos y bloquearlo remotamente y hacer otras muchas acciones (eso sí, ¡infórmate bien antes de instalar algo!). Estas dos cosas te ahorrarán un buen dolor de cabeza y te llevarán no más de 30 minutos.
  3. No instales cualquier cosa. Es posible que algunos de los sitios que visitemos tengan aplicaciones para smartphone con, por ejemplo, información turística de la zona. No obstante, hay que estar atento: a veces esas aplicaciones no son “oficiales” sino que han sido desarrolladas por terceros e incorporan publicidad o requieren la descarga de terceras aplicaciones. Antes de instalarla, revisa los permisos y atento a los que pueden ser sospechosos como el envío de mensajes SMS.
  4. No utilices ordenadores desconocidos. A veces puede ser tentador utilizar el ordenador público del hotel o de la cafetería para echar un vistazo rápido a tu correo electrónico o redes sociales, ya sea porque no tenemos nuestro dispositivo a mano o porque preferimos una pantalla grande. El problema es que no sabes cuál es la seguridad de ese equipo, por lo que resiste a la tentación ya que podrías darle acceso a tu correo, a tu Facebook o incluso a tu cuenta bancaria a desconocidos. Resumiendo, si hay que introducir un usuario y una clave, nada de ordenadores públicos.
  5. Evita las Wi-Fis públicas, aunque tengan clave. Otra tentación para ahorrarnos unos megas es “tirar” de la conexión Wifi del hotel, la cafetería, el restaurante, la terraza, etc. Sin embargo, eso puede exponer nuestras comunicaciones a terceros malintencionados, porque aunque el hotel o el restaurante puedan no tener ninguna mala intención (como es lo normal), sus dispositivos estar controlados por delincuentes sin ser ellos conscientes y un usuario con conocimientos técnicos y malas intenciones podría jugarnos una mala pasada. De nuevo, si hay que introducir un usuario y una clave, nada de WiFis públicas (y aunque muchas apps por comodidad no requieran introducir un password, ten por seguro que se envía).
  6. No avises de tus vacaciones en las redes sociales y cuidado con el geoposicionamiento. Publicar a los cuatro vientos que te vas de vacaciones a Mallorca o a Nueva York puede hacer que tus amigos se mueran de envidia, pero algunas personas pueden aprovechar esa información para hacerte una visita inesperada. Claro que, aunque no digas que te vas de vacaciones, si te dedicas a publicar fotos geoposicionadas o hacer “check-in” de Foursquare en bares ubicados al otro lado del mundo, tenemos el mismo problema. Así que las fotos, cuando vuelvas a casa y si sientes el impulso irresistible, siempre sin datos de geolocalización.
  7. No dejes ni tu Wifi ni tu ordenador encendido en casa. Quizá pienses que es una buena idea dejar tu ordenador encendido en casa, por diversos motivos… Sin embargo, además de ser un gasto constante de electricidad, durante el tiempo que estés fuera pueden aparecer nuevas vulnerabilidades o incluso una tormenta podría darte un disgusto. Así que cuando te vayas de vacaciones, apaga tus dispositivos.
  8. Cuidado con lo que publicas en las redes sociales. En verano, con las piscinas y las salidas nocturnas, resulta más común que alguien haga fotos y las cuelgue en Facebook, Instagram, Twitter, Tuenti o cualquier otra red social en cualquier momento del día. Sin embargo, respeta a los demás: no publiques fotos de otras personas, y menos si son menores o han dicho que no quieren aparecer en las redes sociales; cada uno es dueño de su privacidad y es algo a respetar. Otro consejo más: evita publicar contenidos después de una noche de fiesta, por razones obvias; sin duda la publicación de esa foto o comentario puede esperar hasta la mañana del día siguiente y entonces quizá no te parezca tan buena idea.
  9. No prestes tu dispositivo. Si el primer punto hablaba de no dejar tu dispositivo al alcance de delincuentes, ahora hablamos de amigos o conocidos con los que uno coincide en la piscina, en la playa, en la terraza. Seguramente no tengan mala intención, pero no pierdas de vista que tu móvil o tableta contienen mucha información personal: fotografías, perfiles de redes sociales, mensajes, correos electrónicos, etc. La intimidad no es algo que se pueda prestar.
  10. Sentido común. Esta es la medida de seguridad por antonomasia. Estar de viaje nos expone a diferentes peligros frente a los que tenemos menos herramientas, ya sea por estar fuera de casa, a veces en países con otra lengua, etc. En estas circunstancias, toda precaución es poca para evitar perder nuestra identidad digital. Además, ¿quién quiere amargarse las vacaciones por perder su cuenta de Facebook?

2
Deja un comentario

2 Hilos
0 Réplicas
0 Seguidores
 
Más reacciones
Más caliente
2 Autor del comentario
más nuevo más viejo más votado
casa rural antiga

Buenas tardes, os ha dicho alguien que vuestro blog puede ser adictiva ? estoy preocupada, desde que os recibo no puedo parar de mirar todas vuestras sugerencias y estoy muy feliz cuando recibo uno más, sois lo mejor en español, me encata vuestra presentación y el curre que hay detrás. Un beso y abrazos, MUCHAS GRACIAS POR VUESTRO TRABAJO, nos alegrais la vida.

Saludos

casa rural antiga http://www.casaruralantiga.com

casa rural cruz

Interesante articulo . Aprendo algo con cada web todos los días. Siempre es grato poder devorar el contenido de otros escritores. Me gustaría usar algo de tu post en mi web, naturalmente pondré un enlace , si no te importa. Gracias por compartir.