Cuidado con los adjuntos tipo Word en los correos electrónicos

Los virus que infectan nuestros equipos informáticos son cada vez más peligrosos y las vías por las que nos pueden llegar son cada vez más numerosas.

Los ciberdelincuentes prueban nuevos métodos y evolucionan en sus técnicas para hacernos caer en su trampa. Actualmente este tipo de cibercrimen está dominado por verdaderas mafias internacionales bien organizadas y especializadas que lanzan ataques masivos con los que se enriquecen rápidamente.

Cuidado con los adjuntos tipo Word en los correos electrónicos

Cada vez son más frecuentes los casos de virus capaces de secuestrar nuestros equipos cifrando toda su información, el conocido ransomware. Muchas personas y sobre todo empresas, acaban cediendo al chantaje y terminan por pagar el dinero solicitado por el delincuente a modo de rescate.

Los métodos seguidos para no dejar rastro son muy sofisticados, como el uso de servidores ajenos de los que se apoderan a distancia para realizar los ataques o sistemas de pago en bitcoins muy difíciles de rastrear. Esto hace que las investigaciones policiales suelan ser infructuosas en la mayoría de los casos y además, cuando han explotado un país comienzan en otro, lo que dificulta aun más la organización policial.

Ejemplo de adjunto infectado

Una de las formas más utilizadas para conseguir infectar nuestros dispositivos es un correo electrónico con algún archivo adjunto. Si lo descargamos y llegamos a abrirlo cumplirá el objetivo con el que fue diseñado, por ejemplo, cifrar todo nuestro contenido y pedirnos un pago como rescate.

Para engañar al usuario y convencerlo de abrir el archivo sin advertir el posible riesgo, los delincuentes utilizan métodos de ingeniería social. Se tarta de disfrazar la amenaza para que el mensaje parezca inofensivo y llame la atención de la víctima.

Los archivos adjuntos maliciosos pueden ser de muchos tipos, como ejecutables, comprimidos que dentro llevan el ejecutable, incluso fotos o PDFs manipulados. En este reciente caso que exponemos, el método utilizado es un viejo conocido que, por la dificultad que tienen los antivirus de reconocerlo, continúa siendo una importante amenaza.

Como el negocio de secuestrar ordenadores está siendo muy lucrativo, especialmente cuando se dirige a empresas, nada como una “inofensiva” factura en formato Word (.doc) para que cualquiera que lo reciba pique en el anzuelo.

Cuidado con los adjuntos tipo Word en los correos electrónicos

Este correo malicioso, con el asunto “Factura-19461”, nos ha llegado tan solo hace unos días. Es, además, el procedimiento mayoritariamente utilizado en estas fechas para intentar engañar a los usuarios mediante mensajes supuestamente procedentes de la Agencia Tributaria y relacionados con la declaración de la Renta . Lleva un archivo adjunto del tipo Word, algo que no levanta muchas sospechas al tratarse de un tipo de documento habitual para crear facturas.

Recuerda no confiar en los adjuntos

Tanto estos documentos como otros relacionados con Microsoft Office, como hojas de cálculo o bases de datos, pueden tener ocultas “macros” que ejecutan código programado por un atacante. Las macros son parte de una herramienta muy interesante de estos programas, pero quien las programa puede hacerlo con fines malintencionados, pudiendo conseguir casi cualquier objetivo que se proponga.

Además, son difíciles de detectar por medio de los sistemas de análisis habituales, como los antivirus que tenemos instalados, ya que pasan por ser documentos válidos e inofensivos.

Este es el resultado que obtuve al analizar el documento descargado mediante un antivirus de reconocido prestigio: “No se encontró nada”.

Cuidado con los adjuntos tipo Word en los correos electrónicos

Sin embargo, al ejecutarlo, mostró un aviso que nos debe hacer sospechar que algo más esconde.

Cuidado con los adjuntos tipo Word en los correos electrónicos

La presencia de macros siempre debe hacernos sospechar. Nunca debemos abrir un archivo de Office con macros si no estamos completamente seguros de su origen.

Si tenemos dudas, podemos recurrir a la página de Virus Total para analizarlo, que aunque no debemos confiar ciegamente en sus resultados, la mayoría de las veces nos va a resultar de mucha ayuda.

Cuidado con los adjuntos tipo Word en los correos electrónicos

En ella podemos analizar tanto páginas Web que nos resulten sospechosas como archivos que tengamos en nuestros equipos. En este caso, como puede verse, de las 56 fuentes de revisión que analiza, 18 dieron aviso de que el archivo esconde algún tipo de virus. El indicador de seguridad de la parte superior derecha lo califica de dañino.

No te dejes engañar por los métodos de ingeniería social, mantente atento y sospecha de casi cualquier cosa que te llegue por correo electrónico, especialmente si desconoces al remitente.

Speak Your Mind