Un estudio relaciona el uso de las redes sociales con la ansiedad en adolescentes

Los adolescentes que pasan más de tres horas al día en redes sociales tienen más probabilidades de sufrir ansiedad y depresión, según un estudio.

ansiedad en adolescentes

La ansiedad y la depresión son unos de los mayores problemas de este siglo. La sufren tanto adultos como jóvenes, y es en este último caso cuando es más preocupante, pues no es común que éstos pidan ayuda.

La ansiedad en adolescentes, así como la depresión, parece ir en aumento. Y un estudio de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins ha comprobado que los jóvenes que pasan más de tres horas al día en las redes sociales tienen más probabilidades de sufrir estos males, en comparación con los adolescentes que no las usan.

Algunos de los adolescentes que participaron en el estudio mostraron síntomas de retraimiento social y una tendencia a dirigir los sentimientos hacia adentro sin verse capaces de lidiar con la ansiedad y la depresión. Otros, junto con estos síntomas, mostraron comportamientos agresivos y una tendencia a rebelarse y desobedecer.

La autora principal del estudio, Kimra Rieh, explica que con este estudio no se puede concluir que que las redes sociales causen problemas psicológicos. Pero asegura que para la salud mental de los adolescentes sería mejor «pasar menos tiempo en las redes sociales«.

Ansiedad en adolescentes y uso de redes sociales

Las redes sociales tienen incontables beneficios, sobre todo tienen el poder de poner en contacto a las personas, incluso a pesar de las distancias. Además, gracias a ellas es mucho más fácil que los jóvenes encuentren gente afín a sus gustos, y por ello sentirse parte de una comunidad.

Sin embargo, la cultura del ‘like’, el ciberbullying, la obsesión con la influencia y la adicción a las redes sociales son problemas que se encuentran al otro lado de la balanza. Estos hechos contribuyen a que estas herramientas puedan causar depresión o ansiedad entre los jóvenes.

Por ello, ofrecemos una serie de consejos para reducir la adicción a las redes sociales y encontrar un equilibrio para disfrutar de un uso sano de las mismas.

Pautas para superar la adicción al móvil

  1. Como con todas las adicciones, el primer paso es reconocer que se tiene un problema. Esto es así porque sin ser consciente del mismo es imposible poner la voluntad para solucionarlo. Por ello, si un adolescente no está dispuesto a ver su adicción, lo más aconsejable es acudir a un terapeuta psicológico.
  2. Cuando un adolescente es consciente de su adicción a las redes sociales, puede hacerse un seguimiento del uso que hace de las mismas. Para hacerlo, puede recurrir a aplicaciones como QualityTime (Android) o Moment (iOS). Éstas realizan un análisis y crean estadísticas del uso de las aplicaciones del móvil.
  3. Una vez vemos en qué aplicaciones pasa más tiempo, daremos paso a un análisis más profundo. En el que daremos paso a la reflexión personal. La ansiedad en adolescentes es un problema serio, por lo que será importante que sean conscientes de las malas sensaciones que les produce y de si hay algún beneficio que está dando a sus vidas o no.
  4. Para concluir con el paso 3, el adolescente puede llevar a cabo un diario de uso, en el que anote cada sensación negativa que le produce el uso de las redes sociales y cada sensación positiva. De esta forma podrá poner en una balanza los comportamientos que no le reportan nada, para poder dejar de realizarlos.
  5. Para acabar con la adicción, además de desactivar las notificaciones, dejar de seguir personas que aportan sentimientos negativos o incluso desinstalar ciertas aplicaciones, es importante que pensemos en otras actividades que nos gustaría realizar. A ellas podremos dedicarles todo el tiempo extra que nos roba la adicción a las redes.
  6. Hecho esto, habrá que trabajar en el autocontrol. Debemos ser conscientes de que la ansiedad por revisar las redes sociales es dañino y por ello no debemos hacerlo. Para sustituir esa sensación, realizaremos una de las actividades que hemos decidido en el punto 5.
  7. Por último, eliminar la adicción a las redes sociales no implica necesariamente dejar de utilizarlas. Precisamente porque para algunas personas significa mantenerse en contacto con sus seres queridos. Por ello, mientras estamos trabajando en la adicción y el autocontrol, estableceremos un momento del día para revisar las redes sociales. De esta forma no lo haremos continuamente o sólo porque nos ha saltado una notificación.

Es importante que tengamos en cuenta que la ansiedad y la depresión son problemas graves que deben ser tratados por un profesional. Estas pautas pretenden servir de ayuda para superar una adicción común al uso del teléfono móvil, pero en ningún caso resultarán tan efectivas como una terapia psicológica.

Deja un comentario