Descargar aplicaciones de las tiendas no oficiales

La descarga de aplicaciones en nuestro smartphone o tablet es algo que empezamos a hacer en cuanto lo estrenamos. Las respectivas compañías de los distintos sistemas operativos nos proporcionan su “tienda virtual” donde acceder cómodamente desde nuestro terminal y descargar todo tipo de aplicaciones y juegos.

Markets no oficiales

Muchas de estas aplicaciones son gratuitas y solo con ellas podemos encontrar cubierta casi cualquier utilidad que se nos ocurra. No obstante, las mejores y más completas son de pago y aunque podemos descargar versiones de prueba gratuitas, si queremos disfrutar de todas sus funciones deberemos pagar algunos euros.

Aunque las cantidades de dinero que nos piden son normalmente bajas, pudiendo encontrar muchas y buenas aplicaciones en el rango de 1 a 5 euros, muchos propietarios de smartphones deciden probar otros “lugares de descarga” donde se pueden encontrar estas mismas aplicaciones de pago pero modificadas y desde allí instalarlas sin pasar por caja.

Es una actividad que, además de ser ilegal, resulta francamente arriesgada para nuestra privacidad y muy a menudo para nuestra economía. El hecho de intentar ahorrarnos unos eurillos descargando gratuitamente alguna aplicación interesante, puede provocarnos problemas importantes al dejar al descubierto nuestros datos personales e incluso facilitar a los cibercriminales un acceso total a nuestro dispositivo.

¿Qué riesgos tengo si descargo desde lugares no oficiales?

Los expertos informáticos que modifican las aplicaciones para que funcionen sin la debida licencia son obviamente muy hábiles y capaces de programar cualquier otra función. Muchos se dedican solo a ‘romper’ los sistemas de protección, pero hay otros muchos que aprovechan para incluir modificaciones que intentarán robarnos información e incluso tomar el control del teléfono.

Desde robarnos nuestros datos de usuario y contraseña para cualquier servicio al que estemos suscritos, enviar correo spam a todos nuestros contactos, suscribirnos a cuentas de SMS Premium sin nuestro consentimiento, realizar llamadas a números de tarificación adicional, robarnos nuestras fotos,… son multitud los objetivos maliciosos que puede tener un cibercriminal.

Descargar aplicaciones de otras plataformas ‘paralelas’ como Applanet o Apptrackr, multiplica por mucho el riesgo de instalar algún tipo de malware. No es recomendable hacerlo, está en juego tu privacidad, tu economía e incluso tu seguridad.

Pero el interés de los cibercriminales ha crecido tanto alrededor de las aplicaciones para móviles que actualmente podemos encontrar problemas incluso en las tiendas oficiales de las compañías principales. Son ya varios casos los conocidos en Android, pero incluso en la de Apple para el iPhone, que parecía invulnerable, se han encontrado problemas parecidos.

Por ejemplo, recientemente se ha descubierto que la aplicación Find and Call descargada de la App Store y también presente en Google Play descargaba los contactos de los teléfonos y enviaba spam vía SMS para infectar otros dispositivos. Puedes conocer más detalles en esta noticia.

Otro caso reciente fue el virus Android.Dropdialer, cuya función era forzar al teléfono a realizar llamadas a números de teléfono de tarificación adicional, lo que se traducía en facturas finales muy elevadas y grandes beneficios para los creadores del malware. Puedes saber más en esta noticia.

¿Qué podemos hacer para protegernos?

La protección absoluta no existe, pero podemos mejorar mucho nuestra seguridad si seguimos ciertos hábitos.

  • Configurar el teléfono para que no permita descargar aplicaciones de lugares diferentes a los oficiales. En iPhone viene configurado así y solo si realizamos el Jailbreak podremos utilizar otras fuentes. En Android, aunque también viene por defecto configurado así, es fácilmente modificable a través del menú ‘Ajustes’ y ‘Aplicaciones’ o ‘Seguridad’ según versiones.
  • Instalar un buen antivirus que analice las aplicaciones descargadas y se actualice periódicamente.
  • Descargar sólo aquello que sepamos que vamos a utilizar. Instalar todo aquello que vemos anunciado o nos comentan, además de ser un riesgo para nuestra seguridad, también hará que la duración de la batería sea menor y la fluidez de funcionamiento también puede disminuir.
  • Antes de instalar una aplicación, comprobar los comentarios de otros usuarios, el número de descargas y la calificación. No es definitivo, pero muchas veces puede ayudarnos a decidir si la queremos probar o no, con lo que reduciremos las instalaciones inútiles y arriesgadas.

Deja un comentario