Bye Bye Fears, un videojuego diseñado por psicólogos

Bye Bye Fears es un videojuego diseñado específicamente para ayudar a los niños a combatir sus miedos. Su desarrollo parte de una idea de Fluff, una empresa española  que lleva ya un tiempo comercializando material educativo – muñecos y libros – que enseñen a los padres cómo apoyar a sus hijos para que combatan los miedos infantiles.

Ahora Fluff ha dado un paso más en los materiales que pone a disposición de padres e hijos con una nueva aplicación: Bye Bye Fears, un videojuego desarrollado desde un punto de vista pedagógico con el objetivo de reforzar esa lucha contra los temores infantiles.

He podido probarlo junto a mis hijas (de tres años) y la experiencia ha sido muy favorable. Dejando de lado los tiempos de carga, que son un pelín largos – supongo que debido al motor gráfico Unreal que mueve algunos de los juegos más potentes del mercado -, el desarrollo del juego es sencillo y fluido. Consta de cuatro partes centradas en cada uno de los personajes que ha creado Fluff. Cada uno de ellos es el encargado de ayudar a los niños a combatir un miedo específico y, para mí algo que también es muy importante, a comprender cómo se siente el niño en estas circunstancias.

A través de una breve introducción que los niños ven como un cuento, profundizamos en las causas de los temores. Del personaje y, también, de nuestros hijos: el rechazo, el dolor, el temor y los miedos nocturnos. Cada personaje combate uno de esos miedos a través de tres niveles que implican diferentes mecánicas de juego: plataformas, carreras, puntería…

Cada una de esas mecánicas se ha integrado con la historia de los personajes en términos que los niños puedan comprender. Por ejemplo ¿qué mejor manera de evitar que los monstruos te asusten que haciéndoles cosquillas?

La interacción es, en general, sencilla y los niños, al menos los de tres años, se hacen fácilmente a ella. Obviamente algunos juegos les resultan más dificultosos que otros – el juego de Gamberro, que usa el giroscopio, es algo difícil a los tres años – pero son fácilmente salvables con ayuda paterna.

Para mí esa ha sido otra de las bondades del juego. Los padres tenemos que colaborar con los niños luchando con sus miedos, podemos leerles la historia del principio y les ayudamos a desenvolverse con la aplicación de manera que aprenden que estamos a su lado para combatir sus miedos.

Me ha parecido un producto muy recomendable para cualquier padre con niños menores de cinco años. Ellos se van a divertir con los juegos, que son tan sencillos y entretenidos como la mayoría de los que se recomiendan para estas edades pero que, además, nos aportan el valor añadido de su beneficio pedagógico.

Aquí tenéis un vídeo en el que sus creadores cuentan algo más sobre el juego Bye Bye Fears y explican cómo fue desarrollado.

1
Deja un comentario

1 Hilos
0 Réplicas
0 Seguidores
 
Más reacciones
Más caliente
1 Autor del comentario
más nuevo más viejo más votado
Psicóloga Madrid

Pues es una iniciativa fantástica. Gracias por el aporte.