También las consolas de videojuegos pueden ser hackeadas

Las consolas de videojuegos actuales funcionan conectadas a Internet y por lo tanto son vulnerables a cibertataques dirigidos desde el exterior. Es fundamental hacer un uso seguro también de estos dispositivos para preservar nuestra privacidad y la seguridad de nuestros datos personales.

También las consolas de videojuegos pueden ser hackeadas

Se pueden convertir en una vía de entrada a ciberatacantes que podrían tener acceso a nuestros datos personales, incluso a las tarjetas de crédito preconfiguradas para el pago, así como realizar incursiones en la privacidad de las personas a través de, por ejemplo, una webcam.

El 57% de los usuarios desconocen que las videoconsolas pueden ser hackeadas

El mayor problema reside en que la mayoría de usuarios de estos equipos desconocen que son vulnerables a ciberataques. Este desconocimiento hace que los usuarios no tomen medidas para protegerse.

A través de la encuesta realizada desde este mismo blog con una serie de preguntas sobre hábitos y conocimiento de las videoconsolas, encontramos como resultado preocupante que el 57,8% de las personas desconocen que estos dispositivos pueden ser hackeados del mismo modo que un ordenador.

De la encuesta también se extrae que el 85,3% de los usuarios de videoconsolas desconocen que es posible mejorar la seguridad que viene por defecto preconfigurada en estos dispositivos y sólo el 14,7 % aseguran haber implementado algún mecanismo para mejorarla.

Asimismo, encontramos que el 73,1% de los encuestados reconoce no saber que la configuración de su videoconsola debe ser actualizada y el 14,4% que actualiza sólo el software, mientras que sólo el 12,6%, tanto el software como el firmware. Además, el 25,5% utiliza las mismas contraseñas para los juegos online que para otros servicios.

Uso del control parental

Otro dato relevante que se extrae de la encuesta es que el 42,7% de los padres reconocen no realizar ningún control del uso que realizan sus hijos de la videoconsola. Y entre los que sí lo hacen, el 38,5% su modo es limitando su tiempo de juego mientras que el 34,6% aseguran incorporar otras medidas como evitar que puedan realizar compras online.

Junto a esto, por lo que se refiere al control de la ciberseguridad de los dispositivos, el 66% de los padres aseguran ser ellos los que toman la responsabilidad de cambiar con frecuencia las contraseñas y gestionar personalmente la configuración, mientras que el 34% afirman relegar esta tarea en sus hijos.

Decálogo de seguridad en videojuegos

  1. Tener un ordenador protegido no garantiza que los datos del jugador estén seguros, no hay que caer en un exceso de confianza.
  2. No reutilizar contraseñas utilizadas en juegos online, si la contraseña se ve comprometida, tendrán acceso a otros servicios.
  3. Desactivar las restricciones impuestas por el fabricante de un videojuego, consola u otro dispositivo, elimina sus medidas de protección.
  4. Es necesario proteger cada dispositivo desde el que se tiene acceso a juegos on-line.
  5. Hay que desconfiar de todas las notificaciones recibidas donde se nos inste a introducir nuestro usuario y contraseña.
  6. Los juegos descargados de sitios no oficiales son un peligro para la seguridad del jugador, es mejor descargarlos de fuentes oficiales.
  7. Para garantizar la transparencia y la seguridad del jugador, solo se recomienda realizar apuestas en los operadores con el sello “juego seguro
  8. Es muy recomendable tener instalado, tanto en los ordenadores como en los dispositivos móviles un buen antivirus.
  9. Es recomendable no introducir el nº de tarjeta de crédito si no es estrictamente necesario.
  10. La concienciación en materia de seguridad es muy importante, todos los usuarios son posibles víctimas de ataques.

Speak Your Mind