Faceapp, la aplicación que te hace viejo mientras te roba tu información privada

La aplicación Faceapp ha vuelto a ponerse de moda debido a la función de inteligencia artificial que juega con la edad de los usuarios. Pero… ¿qué hay de su privacidad?

Faceapp

Internet se ha llenado de fotos de ancianos. De ancianos que en realidad son personas jóvenes jugando con una aplicación llamada Faceapp. Este editor de fotos funciona con inteligencia artificial y es capaz de modificar las facciones de los usuarios.

No se trata de una app nueva, pues ya había saltado a la palestra hace unos años por sus capacidades de añadir sonrisas a las personas, cambiar su edad, su maquillaje, su género o su pelo. Incluso hubo una época en la que también modificaba la raza de los usuarios, aunque esta función acabó desapareciendo por ser tachada de racista.

Por aquel entonces algunos usuarios ya hablaban de la poca privacidad que ofrecía Faceapp. Sin embargo, en estos días su popularidad ha crecido enormemente debido a que han mejorado los algoritmos y algunos influencers han subido fotos retocadas con la app a sus redes sociales. Por otra parte, la privacidad está mucho más presente en el discurso social debido a los diferentes escándalos protagonizados por redes sociales como Facebook, Instagram o YouTube.

Faceapp como ejemplo de que ‘regalamos’ nuestros datos

El principal problema del uso de Faceapp, así como de otras muchas aplicaciones, es que los usuarios la instalan sin antes consultar los permisos que solicita o sus políticas de privacidad. De este modo, desconocen qué es lo que hacen las apps con sus datos, o cual es la información que recopilan o venden a terceros.

Muchas personas se preguntan cómo es que a veces les salen anuncios de cosas de las que acaban de hablar con sus conocidos. La respuesta es simple: tenemos infinidad de aplicaciones instaladas en nuestros teléfonos y no somos conscientes de que muchas de ellas piden acceso a elementos como el micrófono cuando no lo necesitan para funcionar. Además, en sus políticas de privacidad explican que pueden vender datos a terceros con fines publicitarios.

permisos FaceApp

Este no es el caso concreto de Faceapp. Pues esta aplicación no escucha tus conversaciones. Lo que sí hace es quedarse con los datos de tu dispositivo, con tus datos de navegación y con los metadatos de las fotografías que subes a su nube para editarlas. Los metadatos consisten en la información sobre la creación de un archivo. En el caso de la fotografía, el dispositivo con el que fue creada, la hora e incluso otros datos privados como la ubicación.

Según la Política de Privacidad de Faceapp, la aplicación también recopila información como la dirección IP, el tipo de navegador y los identificadores del dispositivo utilizado. La información recopilada se utiliza con fines publicitarios, para la mejora del servicio, para estudiar el desarrollo de nuevos productos, para monitorizar las métricas, para diagnosticar problemas y para actualizar la aplicación.

Por otra parte, FaceApp comparte esos datos con empresas del mismo grupo, afiliados, proveedores de servicios y socios publicitarios de terceros.

Protege tu privacidad eliminando permisos

Una vez entendemos lo que las aplicaciones hacen con nuestros datos, está en nuestra propia mano instalarlas o no. La clave está en no instalar aplicaciones que soliciten más permisos de los que necesita para funcionar.

Sin embargo, también podemos instalar aplicaciones y denegar los permisos de las funciones prescindibles. Una práctica que evitará disgustos es la siguiente: podemos denegar todos los permisos de nuestras aplicaciones. Una vez las abramos para utilizarlas, nos volverán a solicitar los permisos que necesitan para ejecutar alguna función. De esta forma le permitiremos el acceso a los elementos estrictamente necesarios.

Deja un comentario