¿Qué compro para mis hijos, un portátil o una tableta?

Muchos padres se plantean esta pregunta en el momento de comprar el primer dispositivo electrónico de este tipo para sus hijos, quizá porque se acerca el principio de un curso y prevén que ya los van a utilizar o bien porque son fechas señaladas para regalarlos, como Navidades o incluso la Comunión.

¿Portátil o tableta?

Hasta hace no mucho tiempo, si el objetivo del dispositivo era el apoyo a la formación y que fuese utilizado como herramienta para el estudio, sin duda la mejor opción era un ordenador portátil. Prácticamente ofrece las mismas posibilidades que los de sobremesa, al menos para las necesidades habituales de un estudiante, es portable y su precio ya no es muy superior a éstos.

Pero actualmente, las posibilidades que ofrecen las tabletas o “tablets” hacen que, al menos en mi opinión, sean los instrumentos más apropiados para acompañar a nuestros niños y jóvenes durante su época de estudiantes. No me refiero a estudios universitarios, aunque incluso para muchos de ellos donde no se exigen programas informáticos especializados, también podrían tener cierta ventaja frente a los portátiles.

Comentaremos las razones por las que deberíamos inclinarnos por la tableta, pero la principal es la relación coste/usabilidad. Una tableta cubre hoy prácticamente todas las necesidades escolares normales e incluso los propios docentes las aconsejan, pero además es el dispositivo preferido para las interacciones sociales, de diversión y ocio de cualquier joven actual.

¿Por qué elegir una tableta?

La unión de una tableta, con su correspondiente teclado como accesorio, hace que el dispositivo sustituya e incluso supere en algunos aspectos la utilidad de un portátil para usos escolares. Algunos de los argumentos que podemos encontrar en este sentido son:

  • El precio. En general, podemos decir que la mejor de las tabletas puede alcanzar precios equivalentes al peor de los portátiles. Un buen portátil, ligero, poco voluminoso y con una buena batería puede alcanzar fácilmente los 1000 euros y ninguno digno bajará de los 500 euros. Podemos encontrar tablets por mucho menos, incluso los iPad que no son de última generación son accesibles desde menos de 400 euros.
  • Portabilidad. El peso y el volumen, incluso con el teclado incluido, son mínimos, despreciables frente al que ocupan los libros y otros materiales.
  • Batería. La duración de la batería suele ser un problema en los portátiles, lo habitual es que no alcancen una duración mayor a dos o tres horas. Las tabletas pueden fácilmente utilizarse durante todo un día activamente sin necesidad de ser recargadas.
  • Arranque inmediato. Las tabletas funcionan en este aspecto como los teléfonos, podemos mantenerlas “en marcha” aunque puedan tener la pantalla apagada. El encendido es instantáneo.
  • Cámara. Aunque los portátiles también la llevan incorporada, la versatilidad que ofrecen las tabletas para realizar fotos y vídeos incluso en alta resolución no es comparable. El envío de imágenes es mucho más sencillo, con cualquiera de las dos cámaras que suelen tener. Por ejemplo, se puede enviar una copia de un documento en pdf tan solo utilizando una aplicación que los genera a través de la cámara. También permite el trabajo en grupo online por vídeo conferencia con multitud de aplicaciones que lo facilitan.
  • Todo en la nube. La capacidad de almacenamiento es muy superior en un portátil. Pero desde que entra en juego “la nube” ha dejado de ser un inconveniente. Los recursos del profesor, descargas de internet, libros electrónicos, vídeos, fotos, todo puede estar almacenado en la nube, además, siempre disponible para compartir. Asimismo ofrece la facilidad de disponer de cualquier contenido desde cualquier dispositivo conectado.
  • Profesores. Los docentes cada vez más apuestan por utilizar estos medios tecnológicos como herramientas para la enseñanza. Además de que los recursos educativos para estos dispositivos están creciendo exponencialmente y con gran calidad, la sociedad actual exige que los jóvenes adquieran el dominio suficiente, tanto de forma eficiente como segura, en su utilización si no quieren quedar relegados.

¿Qué tableta regalar?

Veamos algunas de las características que deberá tener la tableta para que resulte funcional.

  • Tamaño: Aunque las hay más pequeñas, el tamaño más adecuado serían 10 pulgadas, que nos da la medida de la diagonal de la pantalla, formato muy extendido entre todos los fabricantes.
  • Teclado: Para escribir cómodamente, la tableta debe disponer de un teclado que en algunos casos viene junto con ella, pero que siempre podemos comprarlo aparte si no es el caso y que funciona sin cables a través de la conexión bluetooth. Algunas fundas vienen con el teclado incorporado, lo que puede ser una solución muy acertada.
  • Sistema operativo. Los tres dominantes son iOS, Android y Windows. Cualquiera de ellos va a ser útil desde el punto de vista escolar. Android destaca por el mayor volumen de aplicaciones gratuitas de todo tipo, la compatibilidad con todo el entorno Google y porque es el sistema más extendido en nuestro país. Windows tiene la ventaja de ser completamente compatible con los documentos Office de ”toda la vida”, pero en realidad todo está migrando a la nube, incluso el procesador Word tiene ya una versión online. El iPad estará indicado en el caso de tener otros dispositivos iOS en casa, como un MAC.
  • Tarjeta SIM. Casi todas las tabletas cuentan con un modelo que admite tarjetas SIM para dotarlas de conexión a Internet 3G o 4G. Esto encarece del orden de 100 euros el dispositivo, además de necesitar el pago mensual de una conexión a una compañía telefónica. En la práctica raramente es necesario, pues el uso de estos dispositivos suele hacerse en lugares con wifi, como en el colegio o en casa.
  • Conexión HDMI: No es imprescindible, pero aporta la posibilidad de conectar el dispositivo a una pantalla grande, como la de un televisor, para visualizar todos los contenidos.
  • Características técnicas. Aquí es muy difícil dar una sola opinión, depende mucho del presupuesto a gastar. Las más económicas que podemos encontrar son del tipo Android, donde encontramos modelos válidos a partir de unos 150 euros. Si optamos por los otros sistemas los precios aumentan y la oferta es variable, en el caso de Windows encontramos ya varias marcas y en el de iOS solo una, pero los modelos existentes cumplen seguro con las necesidades comunes.

    En el caso de Android, en general, cuanto más nos gastemos mejor tableta obtendremos, pero como orientación, podríamos fijar como características mínimas:

    • RAM: mínimo 1 Gb, aunque recomendable 2
    • Procesador: 4 núcleos con una velocidad mínima de 1,5 GHz.
    • Memoria Interna: 8 Gb siempre que sean ampliables mediante tarjeta SD
    • Batería: a partir de 6000 mAh, pero cuanto más, mejor.
    • Cámaras: debe tener dos, para permitir las vídeo llamadas. La trasera de 5 MPx y la frontal de 2 Mpx. sería una combinación apropiada actualmente.
    • Resolución: hoy no deberíamos aceptar una resolución de pantalla menor de 1.920 x 1.200 píxeles para un tamaño de 10 pulgadas.
    • Sistema operativo: es importante que la tablet utilice versiones recientes del sistema operativo por razones de funcionamiento óptimo y de seguridad. En estos momento, lo ideal sería que ya contara con la versión 5 o que sepamos que va a actualizarse. Un sistema menor del 4.4 ya no sería aconsejable.

1
Deja un comentario

1 Hilos
0 Réplicas
0 Seguidores
 
Más reacciones
Más caliente
1 Autor del comentario
más nuevo más viejo más votado
sergio

Protege a los mas pequeños, tapándole la cámara, con un sistema simple y estético, para evitar acosadores y piratas, es un antivirus que no necesita actualizaciones.
http://www.tapatucam.com/es/