Miles de denuncias por ‘sextorsión’ se acumulan en un juzgado

Recientemente ha sido noticia la acumulación de denuncias en el juzgado de Alicante relacionadas con el chantaje a través de vídeos con contenido sexual o sextorsión.

Las víctimas denuncian que una página Web les extorsiona pidiéndoles cantidades de dinero que alcanzan los 8.000 euros por no hacer públicos vídeos donde aparecen realizando actividades de cibersexo.

sextorsión

Al parecer se acumulan en este juzgado de Alicante por haber llegado allí la primera de ellas, todas relacionadas con la sextorsión originada en la misma página Web de pornografía.

La tentación

Todo comienza a partir de un “gancho” muy tentador, especialmente para los hombres. Una chica joven y estupenda contacta con nosotros a través de la página Web pornográfica o incluso de alguna red social. Muestra interés en conocernos y ya en la primera cita virtual se muestra dispuesta al sexo cibernético.

Nos propone realizar video llamadas en las que no dudará en desnudarse. Nos incita a que nosotros también lo hagamos, sin ser conscientes de que en el otro lado lo están grabando todo. Esos vídeos serán los que utilizarán más tarde como chantaje.

En ocasiones, estas chicas ni siquiera están en directo en la operación, sino que son grabaciones preparadas para engañar con gestos a la víctima y sin mediar palabra.

Las víctimas son principalmente hombres de 25 a 55 años dispuestos a tener una aventura cibersexual, aunque, por supuesto, otras edades y el sexo femenino no están exentos de este tipo de riesgo.

La extorsión

Una vez han conseguido grabar imágenes comprometedoras, solicitan dinero a modo de chantaje a la víctima a cambio de no publicar la grabación en las redes sociales habituales. Pero recordemos que pagar nunca es la solución. Los delincuentes siempre van a pedir más, actúan sin piedad e intentan sacar todo lo posible.

El principal problema de estos chantajes es la enorme presión que ejerce sobre las víctimas. En la mayoría de ocasiones se mantiene en secreto absoluto por vergüenza. Desencadena reacciones psicológicas de culpabilidad tan intensas que pueden llegar al suicidio

También el miedo a confesarlo hace que ni si quiera se denuncie a la Policía, lo que dificulta tanto su persecución como la cuantificación del problema.

El origen de estos timos son mafias organizadas que residen en países donde la justicia apenas tiene medios para localizarlos, como Filipinas, Marruecos o Costa de Marfil.

Consejos

  • Evita el uso de estas páginas, suelen ser el origen de muchos problemas de seguridad, como virus, robos de datos personales, programas espía, etc.
  • No proporciones tus datos de redes sociales o personales nunca en las páginas web donde se practican estas actividades.
  • No accedas al primer pago. Si llegas a ser chantajeado prolonga la negociación todo lo que puedas con alguna excusa, como que necesitas tiempo para reunir el dinero.
  • Denuncia el hecho inmediatamente a la Policía, además de aconsejarte en lo que debes hacer, procurarán dar con el delincuente.
  • Cuéntaselo a alguien con quien tengas confianza y si la situación de acoso psicológico es insufrible, consulta a un especialista.
  • Comparte esta información con quien puedas, ayudarás a que muchas personas permanezcan a salvo de este peligro.

Speak Your Mind