Debemos atender los avisos de inicio de sesión inesperados que recibimos

No debemos ignorar los mensajes que nos llegan a nuestro correo electrónico avisando que hemos iniciado sesión con nuestra cuenta en algún dispositivo. Conviene revisarlos y atender a la información que nos envían porque con ellos podemos detectar la actividad de algún posible intruso.

No ignores los avisos de inicio de sesión inesperados que recibes

Conforme van mejorando las medidas de protección que incorporan los diferentes servicios de Internet, van apareciendo nuevas herramientas que nos ayudan a mejorar la seguridad de nuestras cuentas. Hemos hablado en diferentes ocasiones de la verificación en dos pasos, medida incorporada por los principales servicios online que todo aquel que estime su cuenta debería aplicar.

Muchos de estos servicios importantes que todos conocemos y utilizamos, incluyen avisos al propietario de la cuenta para advertirle de la posible intrusión.  En cuanto iniciamos sesión a través de un equipo nuevo o no reconocido, el sistema nos envía un correo electrónico avisando de esta situación. Esta función viene dada por defecto y no es necesario que la activemos. Los sistemas han decidido informar de estas situaciones por seguridad y aunque algunos permiten inactivar la herramienta, no nos conviene renunciar a ella.

No ignores los avisos de inicio de sesión inesperados que recibes

En qué fijarse

No debemos ignorar estos avisos, a no ser, evidentemente, que hayamos sido nosotros mismos accediendo desde un dispositivo nuevo o ajeno. La información que nos llega, normalmente por correo electrónico, incluirá algunos detalles para darnos una idea del equipo, hora y lugar donde se ha producido el nuevo acceso a nuestra cuenta.

De este modo, si alguien ha averiguado nuestra contraseña y ha sido capaz de entrar a nuestra cuenta, lo advertiremos inmediatamente y podremos ponerle remedio enseguida.

No ignores los avisos de inicio de sesión inesperados que recibes

El lugar geográfico que algunos servicios nos muestran en los mensajes no siempre es acertado. No debemos darle gran importancia a esa información, ya que la deduce de la dirección IP, un dato extraído del proveedor de Internet y no siempre coincide con la del usuario en realidad.

Qué hacer si no hemos sido nosotros

Debemos cambiar la contraseña de acceso a nuestra cuenta inmediatamente. En los propios mensajes que nos envían los sistemas automáticos suelen aparecer indicaciones sobre lo que debemos hacer. Incluso en algunos nos presentan un enlace que nos llevará a la posibilidad de cambiar la contraseña en ese mismo instante.

No ignores los avisos de inicio de sesión inesperados que recibes

Cuidado, recordemos que los enlaces en los correos electrónicos son peligrosos y no debemos fiarnos de ellos si no estamos completamente seguros de que nos llevan al sitio legítimo. Ante cualquier duda, mejor recurrimos a nuestros favoritos o marcadores guardados o buscamos la página en Google y nos fijamos en que sea la auténtica.

Si  cambiamos lo contraseña, cualquier equipo que haya accedido a nuestra cuenta perderá el acceso y requerirá escribir la nueva contraseña para poder iniciar sesión de nuevo.

Speak Your Mind