Las ‘fake news’ no solo son falsas, también pueden contener malware

Las ‘fake news’ son noticias muy atractivas para los usuarios. Enganchan más y generan más interacción, lo que es muy útil para los ciberdelincuentes.

fake news

En Internet circula gran cantidad de información, al igual que un sinfín de noticias. Sin embargo, como en la vida cotidiana, en Internet también nos valen los refranes. Y es que no es oro todo lo que reluce, ni todo el monte es orégano. Lo que queremos decir es que en Internet se comparten muchas noticias falsas.

Hay algo que sabemos sobre las fake news: se propagan como la pólvora, enganchan más y generan mucha interacción. De hecho, según un estudio del MIT, las noticias falsas se comparten en redes sociales hasta un 70% más que las verídicas.

‘Fake news’ con malware

Los ciberdelincuentes son conscientes de la rapidez de propagación de las noticias falsas y de que resultan más difíciles de detectar que los correos electrónicos fraudulentos. Esto las ha convertido en una herramienta que utilizan para difundir malware. Sabiendo esto, es importante que nos concienciemos de que cuando compartimos bulos podemos estar ayudando a propagar un ciberataque.

Las fake news pueden esconder códigos maliciosos en los enlaces o en las imágenes clicables (que al fin y al cabo también son enlaces). Por ejemplo, en 2014 se difundían varias noticias (falsas) de la aparición del vuelo de Malaysia Airlines en las que, al hacer clic en el link al vídeo, se iniciaba un ataque que iniciaba la descarga y ejecución de un malware.

Los principales canales de difusión de las fake news son las redes sociales, siendo las mayores fuentes Twitter y Facebook.

¿Cómo detectar ‘fake news’?

Para navegar de forma segura en Internet y no ser víctima de un enlace malicioso, es necesario saber identificar cuándo estamos ante un bulo. Para ello, lo primordial es ver la dirección web. Este elemento es importante a la hora de detectar suplantaciones de medios oficiales. Si la dirección no es la misma que la habitual es muy probable que estemos ante un fraude.

Por otra parte, si el nombre del medio que difunde la noticia no nos suena, lo mejor sería buscar el titular de la noticia en Internet. Si no arroja resultados en fuentes oficiales, podemos deducir que estamos ante un bulo.

Otros elementos que nos pueden hacer sospechar, aunque son más superficiales y no necesariamente comunes, son las fechas de publicación y las faltas de ortografía, así como el uso excesivo de frases y fotografías realizadas para llamar la atención.

En definitiva, cuando en una red social vemos un titular muy llamativo con un enlace acortado, es mejor no hacer clic. Probablemente estemos ante una noticia falsa. Si tenemos dudas, hagamos una búsqueda en Internet. Aquí nos ayudaría otra vez el refranero español: en Internet mejor prevenir que lamentar.

Speak Your Mind