Soffie – tu hogar inteligente

Soffie – tu hogar inteligente

@talla32

Anorexia. Bulimia. ¿No alarman estas dos palabras a todo padre? Rectifico, ¿No hacen pensar a la mayor parte de ciudadanos de los países desarrollados? Y si la gente no se preocupa al escucharlas, es que no saben el verdadero infierno que les acompaña.

Y es que no son una simple bajada de peso, son verdaderas enfermedades, enfermedades muy peligrosas y sobre todo, muy difíciles de superar. ¿Nos hemos parado todos a pensar lo que corre por la cabeza de una chica anoréxica? Alguien que pesando 40 kg se empeña en reducir dos tallas. Alguien que ve la comida y no siente ni ganas de probarla.

Talla

Una chica que antes era inteligente y que ahora usa su capacidad para manipular a los que más le quieren, hasta el punto de que les de reparo estar a su lado por miedo a hacer algo mal. Una persona que ella misma ha decidido dejar de sonreír, parar la mitad de órganos de su cuerpo, dejar de ir al colegio, hacerse daño a ella misma, perder la oportunidad de tener un futuro, y , en los casos más extremos, perder la vida.

Suena un poco duro pero es la realidad. La tontería que comienza con mirar en twitter cómo perder diez kg. rápidamente acaba destrozando vidas, familias, amistades, ilusiones.

Da pena que 10 de cada 25 personas de una clase estén preocupadas por su peso, y que la mayoría sean chicas. Es triste que algunas de ellas estén tan obsesionadas y que hayan cometido alguna tontería. Es muy triste que una de ellas, porque afortunadamente no todas, haya llegado a cortarse las venas, destrozarse un brazo o hacer daño a quien más le quiere sólo porque se veía gorda en una foto.

Más triste aún es que una madre decida un día dejar de comer y descuidar a sus hijos por un simple capricho psicológico. Pero, ¿sabéis qué es lo que más pena me da a mi? Que todo esto tiene una causa, una explicación. Ya se ha encontrado culpable, el problema es que no existe castigo alguno y no hay forma de hacerle escarmentar porque es demasiado fuerte.

Toda la culpa la tenemos nosotros, la SOCIEDAD. Criticando las tallas grandes, la gente gorda, las chicas feas hemos ido creando poco a poco estas obsesiones y esta enfermedad. Y a pesar de la culpabilidad de todos, hay gente que quiere elevar el problema, que desea perjudicar más, hacer más daño.

¿Y cuál es la forma más simple de que todo el mundo se entere actualmente de tus intenciones? Publicarlas en una red social. No pude creérmelo cuando escuché que había una cuenta en twitter que apoyaba a las niñas a adelgazar, a perder kilos, a hacerlo de manera rápida. Que les daba apoyo a meterse poco a poco en un círculo sin salida alguna, a quedarse atrapadas.

Es francamente triste que una red social pueda llegar a destrozar una vida, esa es la palabra correcta, destrozar. Todos tenemos que luchar contra eso y darle una vez la importancia que se merece. Son enfermedades tan graves como el sida o como el cáncer. Son las enfermedades de moda, pero no toda la moda tiene que estar en internet.

Quiero acabar poniendo algunas declaraciones de chicas anoréxicas, palabras que han dicho a sus familiares, amigos, medios de comunicación.

¿Por qué hay gente capaz de ayudar a alguien a entrar en eso que le hizo hablar de esta forma? “Puede atropellarme un coche, por mi mejor” ; “Sólo me pongo estos pantalones de la talla 34 porque me vienen grandes y si me aprietan es que he engordado” ; “Te sientes como cuando eres adicto al alcohol’, ‘soy Jane Fonda he sido bulímica y anoréxica por 25 años de mi vida’ «Me levanto por la mañana, voy al baño a darme una ducha y corro al lado del espejo de cuerpo entero porque no puedo soportar verme a mí misma desnuda. Peso sólo 47 kilos, pero en todo lo que puedo pensar es: necesito estar más delgada. Me apresuro hacía mi primer desfile donde me prometo a mí misma que sólo comeré unas pocas uvas. Cuando llego allí, sólo hay pasteles. Me llaman para las primeras pruebas, me pongo mi vestido y necesito a tres personas para que me lo abrochen. El vestidor hace una broma: “Casi le tenemos que llamar a la agencia y decirles que no entras en él”. Y lo que pienso es: mejor no como nada hasta mañana”.

Por último, quiero compartir las declaraciones que he encontrado en twitter de una joven anoréxica que ha abierto una cuenta para ir compartiendo sus “progresos” con todo el mundo, y que puede hacer más fácil que la cadena aumente. Se hace llamar @loveanorexia, se creó la cuenta hace apenas seis meses y ya tiene 718 seguidores. Estos son algunos de sus posts. “Quiero compartir mi historia con todo el mundo y escuchar la historia de todos». «Desde ahora voy a ingerir menos de 500 calorías al día y voy a hacer mucho deporte y así espero poder perder más o menos 10 kg.»

¿Pensáis que todas estas declaraciones que podemos encontrar en internet y están al alcance de todos son realmente peligrosas y hacen crecer el número de afectados?

¿Somos capaces, realmente de parar lo que está sucediendo?

0 0 vote
Article Rating
2 Comments
más viejo
más nuevo más votado
Inline Feedbacks
View all comments
Anonymous
8 years ago

Creo que el problema empieza en casa: Si extenderme mucho, a las niñas desde pequeñas se les valora si están guapas o no con un vestido o con una camiseta, vivimos en la sociedad de la imagen. Creo que deberíamos empezar cambiando los planteamientos en casa y paralelamente obligar a los medios de comunicación (virtuales o no) a tratar la extrema delgadez como una enfermedad y no como una virtud. No pueden lavarse las manos entre otros las redes sociales amparándose en la libertad de expresión. En otros temas como la pornografía infantil, la prostitución, etc… sí hay regulación de… Read more »

8 years ago

[…] Otra versión que encontramos es preguntar si “me ves gorda”, lo que agrava la situación en Internet del problema ya tratado en alguna entrada anterior sobre la anorexia: Twitter esconde princesas… y @talla32 […]

2
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x