Ciberacoso. Un caso real (II). La Vuelta al cole…

Muchas gracias de nuevo al padre anónimo que compartió con nosotros su problema personal de ciberacoso hacia su hija. Hoy publicamos su mensaje de agradecimiento

En primer lugar quisiera dar las gracias a todos los lectores de Hijos Digitales, porque no sabéis el bien que hicisteis el día que leísteis la anterior entrada “Ciberacoso: un caso real con final feliz (y solución legal)“.

Yo no cabía en mi de gozo, y por primera vez en mucho tiempo, mi hija pareció no sentirse sola, o por lo menos empezó a percibir que la culpa de lo que estaba pasando no era suya, (que sin querer es uno de los objetivos que la acosadora consigue, que el acosado se sienta culpable del acoso que sufre).

Gracias, gracias y mil gracias otra vez, a los que le disteis a me gusta,  hicisteis comentarios, o simplemente leísteis el post, y lo contasteis a cualquier persona que necesitase ayuda.

Os incluyo un recorte de prensa que me induce a pensar que, aunque el ser humano es malo por naturaleza, de vez en cuando las cosas cambian, incluidas las sentencias de los jueces (a los que cuando se les habla de direcciones IP, nodos de conexión, VPN, etc…, parece que estén en una clase de mandarín avanzado):

Ciberacoso, un final feliz

Clic para ampliar

Espero de verdad que algo este cambiando en la sociedad, y os animo a que quienes leéis este post, hagáis en vuestros círculos de trabajo, amistad, familia, etc,…, una campaña en favor del respeto que nos debemos tener unos a otros, pero sobre todo que insistáis en la idea que a los niños se les debe inculcar ese respeto desde pequeños, dado que si incumplimos esta tarea, además de faltar a nuestro deber como padres o educadores, también estaremos incumpliendo la LEY.

Hablando sobre esto con mi hija intenté explicarle que lo que está mal es la ley, de la que los matones a veces se valen para salir impunes, a lo que ella me preguntó:

-Si la ley está mal, papá ¿quién puede cambiarla?”

Mi respuesta inmediata fue que supongo que el gobierno, o seguramente el presidente del gobierno.

Su contestación me dejó patidifuso…. “Papá, ya sé lo que quiero ser de mayor”… Supongo que todos lo habréis adivinado. Yo no tengo ninguna duda de que llegará a serlo.

En fin, mi hija buscó otras amigas, NO CAMBIÓ DE COLEGIO, y ahora ha vuelto a empezar en el mismo colegio, en la misma clase, pero con otras amigas. Gracias a vosotros entendió que no había hecho nada malo, al contrario, como dice ella “si esto me gusta, ¿por qué tengo que irme?, ¿por qué tengo que rendirme sin pelear?, ¿quién ha dado derecho a nadie a decidir donde puedo o no puedo ir yo?”.

Veremos como se desarrolla el curso, y espero de verdad, no tener que escribir ningún post más.

Gracias, Gracias, Gracias…

Comments

  1. ¡Me alegro mucho!

    Plantar cara a las dificultades la habrán hecho más fuerte y sabia. ¡Una heroína!

  2. Anónimo says:

    ¡Enhorabuena! Feliz comienzo de curso.

Speak Your Mind