¿Permito que mi hijo de 10 años tenga un canal de YouTube?

Los padres de los que hoy conocemos como Hijos Digitales se hacen cada vez con más frecuencia preguntas similares a ésta. Y es que los niños son usuarios asiduos de los dispositivos conectados a Internet y dominan el uso de muchas de las redes sociales más extendidas, como YouTube, Instagram, Twitter o Facebook.

En este caso, la pregunta nos la realiza una lectora a través del formulario de nuestro blog “Pregunta lo que quieras” y su consulta es acerca de la posible creación de un canal de YouTube por su hijo de 10 años. Seguro que muchos padres y madres se sienten identificados con esta situación y se enfrentan a la misma inquietud.

¿Permito que mi hijo de 10 años tenga un canal de YouTube?

Los niños son consumidores natos de las últimas tecnologías, especialmente de los teléfonos y tabletas conectados a Internet. No hace falta siquiera que dispongan de un dispositivo propio, son capaces de aprender y dominar su uso incluso utilizando de forma esporádica los aparatos que toman prestados de sus padres.

La mayoría de ellos, con edades que no superan los 10 años, saben más sobre los dispositivos y sus aplicaciones que los propios padres y éstos se ven sorprendidos y desbordados ante las preguntas que puedan hacerles.

Uno de los primeros servicios que consumen los niños es YouTube, lugar donde podemos encontrar vídeos de cualquier tema. Se ha convertido en una enciclopedia visual donde encontrar información atractiva de cualquier cosa y si un niño localiza un tema del que se aficiona, podrá estar viendo vídeos de ello casi de forma ilimitada.

El siguiente paso en el desarrollo de esa afición es intentar aportar algo en la comunidad que comparte información continuamente del tema de interés. Esto es así en adultos, pero también en los niños, que ven cómo otras personas, incluidos otros niños, lo hacen habitualmente.

Lo peor que puede ocurrir es que el niño, por sí mismo y sin consultar a sus padres, tome la decisión de utilizar YouTube u otra red social, enfrentándose él solo a los posibles riesgos que antes o después se le van a presentar.

No vamos a pronunciarnos sobre si se le debe o no permitir a un niño tener un canal de YouTube, nos limitaremos a exponer cuáles son los pros y los contras de esa decisión, esperando que cada padre o madre actúe en consecuencia según su criterio.

Inconvenientes o “contras”

  • Legal. Uno de los primeros inconvenientes que encontramos es que para ser usuario registrado de YouTube es necesario contar con una cuenta de Google o Gmail. Y para registrarse en Google es necesario tener al menos 14 años si somos españoles o 13 para la gran mayoría de otros países.
    Esto, que en principio es una clara limitación para los menores de esta edad, en la práctica no lo es tanto. No es difícil ver cómo otros menores mantienen sus canales a lo largo del tiempo sin que los administradores los cierren.
    Además, el único requisito para demostrar la edad cuando el sistema lo pide es solo rellenar la fecha de nacimiento, algo que pueden manipular sin problemas. Si los administradores llegan a descubrir que la cuenta pertenece a un menor, la medida que podrían tomar es la suspensión de dicha cuenta hasta que pueda demostrar que la edad es la adecuada, lo que puede suponer un verdadero problema si ya se tiene mucha actividad en el correo, contactos, teléfono, etc.
  • Privacidad. YouTube es, además de un espacio de vídeos, algo parecido a una red social. Los usuarios pueden comunicarse entre ellos a través de mensajes y comentarios en los vídeos, se pueden hacer comunidades, grupos, etc. y seguir a cualquiera de ellas compartiendo opiniones, enlaces, etc.
    Un riesgo que podemos encontrar es, por tanto, la relación con personas desconocidas y con malas intenciones que se ganan inicialmente la confianza de los niños para posteriormente aprovecharse de ellos.
    El exceso de confianza podría hacer que el niño confiara en un desconocido y le aportara información personal y sensible sin ser consciente de ello.
  • Dependencia. Utilizar los dispositivos conectados y dominar su uso puede ser positivo y suponer una ventaja en el futuro, pero dedicarse a ello en exceso puede tener muy malas consecuencias. Es fácil caer en la dependencia y la obsesión, produciendo en los niños problemas como el aislamiento social, bajo rendimiento escolar, falta de ejercicio físico, obesidad, problemas en la vista, carácter irritable, etc.
  • Ciberbullying. En las redes sociales y en otros servicios donde es posible dejar comentarios, como es el caso de YouTube, es fácil encontrar problemas de insultos y conversaciones salidas de tono. Desde el indeseable dispuesto a boicotearlo todo hasta el amigo que no valora el trabajo realizado, pueden menospreciar al autor de los contenidos y convertirlo en el objetivo de sus críticas.
    Será preciso en esos casos conocer y hacer uso adecuado de las herramientas de bloqueo y denuncia disponibles.
  • Contenidos con copyright. El problema más habitual es el bloqueo del vídeo por los administradores cuando las imágenes contienen música de fondo con derechos de copia o copyright. Pero también las propias imágenes que se suben deben estar libres de derechos. Es un tema complejo, pero en este vídeo – de YouTube, por supuesto – lo encontramos explicado de forma bastante clara.

En resumen, todos los inconvenientes son “salvables”, pero para que los niños puedan hacer un uso seguro y responsable de su canal de YouTube, se requerirá una supervisión de los padres importante al menos inicialmente.

Ventajas o “pros”

  • Autoestima. Ver cómo un canal de YouTube crece en visitas y comentarios es siempre satisfactorio para el autor. Solo el hecho de dominar las herramientas necesarias para crearlo y añadir nuevos contenidos periódicamente ya es motivo de satisfacción, pero si además el canal aumenta en número de visitas y consigue actividad en comentarios y seguidores, su autoestima se verá claramente reforzada.
  • Formación. Aprender cuanto antes el funcionamiento de las herramientas actuales de comunicación siempre es una ventaja. Además, la actividad necesaria hará que desarrolle aptitudes esenciales como el lenguaje, la ortografía, idiomas, etc, así como otras más especializadas, como la edición de vídeo, de imágenes, de audio, presentaciones y por supuesto aquellos contenidos de los que trate su canal.
  • Monetización. En el futuro, y cuando la edad le permita incluir una cuenta bancaria, siempre puede añadir publicidad de forma automática a los vídeos por medio de los sistemas propios de YouTube con lo que se puede llegar a ganar algo de dinero. No debería ser el objetivo principal, pues conseguir cantidades importantes solo está al alcance de muy pocos, aquellos que cuentan sus visitas por cientos de miles diarias.

¿Y tú? ¿Dejarías que tu hijo de 10 años tuviese un canal en YouTube?

Comments

  1. jordan says:

    Yo diria que hay que controlar bastante de manera estricta lo que miran y lo que hacen, pues mi hermano de 4 años hace un tiempo le ayude a aprender a escribir y leer, pero desgraciadamente ya no sabe nada por mirar videos de juegos… dice palabras y expresiones que lo dejan tonto, no hace nada productivo, hay que Obligarlo a salir afuera y nisiquiera con la cantidad de juguetes que tiene hace algo, creo que eso es un problema muy grave que no le guste el aire libre, vive pegado al pc y su comportamiento me pone incomodo, ya que en la escuela lo pueden llamar “NIÑO RATA”, y es lo ultimo que quiero.

  2. Youtube debería tener un control parental mas completo, como ya tienen hace tiempo otras redes sociales,
    Sobre todo para edades entre 8 y 12 años.

  3. yo creo que con la supervision de un mayor un niño se diez años puede tener un canal de todas formas yo empece mi canal con 12 años estaba muy ilusionada y ala semana siguiente ya me aburria.

  4. Mi hijo tiene 5 años y tiene un canal de lets play, se hace llamar alex5gamer. En mi caso mi hijo con 3 años ya se había acabado el mario 3d World el sólito. Tiene verdadero talento para los videojuegos. Grava sus videos cuando juega y le encanta. No le quita de jugar con amigos, juguetes, etc. Pero cada caso es muy particular y todo debe tener un control.

  5. Mary Torres says:

    Mi hija tiene 5 años y le gusta la cocina y le gusta el tema de los videos, yo la apoyo y la incentivo, tambien la ayudo con sus videos… ya tiene dos videos publicados… siempre bajo mi tutoria y mi supervision… ella es super extrovertida y yo redirijo su energia para que haga algo productivo… cuando tenga 15 años tal vez tenga mas suscriptores que yuya jejejeje…

    aqui les dejo los enlaces para que vean que les parece la actuacion de una beba de 5 años…

    Haciendo un pastel:

    https://youtu.be/QR8upjoUH8I

    Jugando con su maquinita de caramelos

    https://youtu.be/k91Ba-UhRG0

  6. hola, he consultado este sitio porque quiero ser youtuber, lo veo como un sueño, y mi mama no me deja. Soy muy controlada mentalmente, es decir, que yo sepa no me veo metida en la laptop todo el día, practico tenis. Lo que pasa es que todos los padres y madres quieren proteger a sus hijos, pero en serio quiero ser youtuber. Alguien me ayuda???

    • Tienes que explicar muy bien a tus padres lo que quieres hacer y dejar que ellos mismos lo vean. Además, dales a leer artículos como este mismo en el que defendemos esta posibilidad, siempre que los padres lo autoricen y lo supervisen.

    • Anónimo says:

      Si . Nos controlan todo el día y practico voleibol si . Es verdad que paso mucho en la tablet pero… saco buenas notas y no soy tan tonto . Yo creo que para que no me llegan a encontrar en Internet no deberían cerrar la cuenta a los niños sino a los HACKERS así los niños están seguros

Speak Your Mind