Soffie – tu hogar inteligente

Soffie – tu hogar inteligente

Estas son las peores contraseñas de 2012, hay que ser más original

Una importante compañía dedicada a la seguridad informática ha publicado las contraseñas más utilizadas por la gente en el año 2012 y las compara con el mismo estudio del pasado año. Puedes ampliar la noticia en la página original de SplashData.

Las peores contraseñas de 2012

Ha publicado la lista de las 25 contraseñas más frecuentemente utilizadas por los usuarios para acceder a los diferentes sitios de Internet. Todas ellas son extremadamente fáciles de adivinar por los sistemas que utilizan los hackers para averiguar las contraseñas de nuestras cuentas personales.

LEER MÁS

¿Cómo crear una contraseña fuerte?

Como continuación a nuestra anterior entrada sobre los sistemas empleados para averiguar nuestra contraseña basados en la fuerza bruta, vamos a ver cómo conseguir fácilmente una contraseña fuerte, que sea realmente efectiva contra dichos ataques y que podamos memorizar fácilmente.

Sabemos que debemos usar mayúsculas, minúsculas, números y caracteres raros. Al aumentar el número de posibles elementos en nuestra clave elevamos el número de combinaciones posibles y así dificultamos a los sistemas automáticos el trabajo de hallar la combinación correcta. También debemos considerar la longitud, a mayor longitud mucha mayor robustez.

Por tanto, queda claro que la siguiente contraseña sería correcta, por ser muy fuerte:
#_kYw$%@7¡dHr

Pero lo realmente fuerte sería recordarla, ¿no?

LEER MÁS

Cuidemos nuestras contraseñas

Las contraseñas nos invaden. Todos los días hemos de introducir, y por tanto recordar, un gran número de ellas. Además de las ya asumidas desde hace años, como la del PC, la del cajero del banco o el PIN del móvil, hemos ido añadiendo en lo últimos años muchas más. Tenemos contraseñas para el DNI, para entrar en las numerosas redes sociales, en la Web de nuestro banco, para comprar por Internet (aquí al menos dos, para la tienda virtual y para efectuar el pago), la firma digital, la alarma de casa, correos electrónicos varios, etc. Y pensemos que la tendencia es ir en aumento, por ejemplo, nos falta muy poco para realizar pagos con nuestro teléfono móvil y claro, nos pedirá una contraseña.

Las contraseñas nos protegen e identifican en cada vez más ámbitos de nuestra vida diaria. Y sabemos que los amantes de lo ajeno están muy especializados, que evolucionan rápidamente creando herramientas para evitar nuestras protecciones. Por tanto, ¿no sería conveniente mejorar nuestras contraseñas o al menos estar informados de su buen uso para ponérselo más difícil?

En nuestra vida real, quiero decir, la ajena a las tecnologías de la información, protegemos nuestras pertenencias y nuestra intimidad con puertas o candados. Y no escatimamos medios para comprar un candado mejor o blindar una puerta si consideramos que lo que protegemos lo merece. Pues hagamos lo mismo con nuestras contraseñas, mejorémoslas, que está a nuestro alcance y además es gratis.

LEER MÁS